sábado, enero 07, 2012

El ojo que se mira a sí mismo


El ojo que se mira a sí mismo

Es el ojo que se mira a sí mismo.

Se observa.
Se escruta.
Escudriña.
Explora.
Lejos.
En su intimidad.

Penetra en su pupila.
Negra.
Profunda.
Indescifrable.
Misteriosa.

Interroga a aquella oscuridad.
Donde lo nimio se confunde fácil y desesperadamente con lo inmenso.
Pupila anta pupila.
Realidad contra imagen.
Imagen en reflejo.
Lóbrega oquedad.
Interior sombrío.
Primigenio.
Vacío.
Plenitud.
Oscuridad absoluta.
Confusión total.
Caos.

El ojo está perdido dentro de su pupila.

Se interroga.
Se inquiere.
Se amenaza.
Se conmina.

Penetra a través del redondo enigma.

Todo es cerca.
Todo lejos.
Todo vacío todo lleno.



Pasan cuarenta años.



El ojo se mira a sí mismo.

No discierne.
No se responde.
No se ve.
No distingue.
Todo puede estar.
No haber nada.
Ser nada.
Simplemente no ser.

La oscuridad no produce sombras.
Las sombras son seres de la luz.



Tres años más.



Pupila contra pupila.
Replegada.
Comprimida.
Interrogantes.
Preguntas.


Oscuridad envuelta sobre sí misma.
Lo profundo que se mira desde la profundidad.

Lo absoluto.
Confluencia de los extremos.
Conjunción de los antípodas.
Unificación de la dualidad.
Igualación de contrarios.
Unión de los opuestos.
Derrota de la ambigüedad.
Desequilibrio.
Victoria de la unidad.
Uno.

El ojo se aprecia a sí mismo.

Se busca.
Se examina.
Se pregunta.
Se interroga.

Penetra el minúsculo circulo que se oprime ante sí.
Pupila contra pupila.
Negro atrapado en negro.
Duda.
Pregunta.
Duda.

Las tinieblas lo permiten todo.
La fe.
Lo irracional.
Mas no la certeza.
La seguridad.
Duda.
Incertidumbre.
Miedo.

No puede palpar.
Solo presiente.
Adivina.
Cerca.
Lejos.
Lleno.
Vacío.
Todo.
Nada.
Principio.
Final.



Dos días más.

El ojo se observa a sí mismo.

No hay respuestas.
Todas son nuevas interrogantes.

A cada pregunta replica otra.
Nueva.
Desconocida.
Virgen.
Falacia.
Impotencia.
Circulo cerrado.
Denso vacío.
Esfera infinita.
Ignota.
Próxima.
Distante.


Dos segundos más.



Pupila contra pupila.

Tinieblas.
Incógnitas.
Desequilibrio.
Fragilidad.
Desequilibrio.

Oscuridad.
Cóncava.
Convexa.
Interna.
Externa.
Pesadilla.
Pánico.
Nada.
Nada.
Alto.
Alto.
Respuestas.
Respuestas.
Luz.
Luz.
Luz.



Milésimas de segundo.



El ojo deja de repente de mirarse a sí mismo.

Un torbellino resplandeciente arremete impetuoso contra su negra pupila.
El ojo queda ciego para siempre.



Se acabó el tiempo.


José Sequeiros                       Puero Ordaz,   1.995

1 comentario:

El que calla ante la injusticia y la tiranía, no hace otra cosa que esconder, detrás del silencio, su cobardía.